Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

Campamentos en Carpa

Campamento Guayamba - Iglesia Cristiana Evangélica

Alvear esq. San Luis - Frías - Santiago del Estero - Argentina

© 2001 - German Freille - gfreille@hotmail.com

Introducción

Por reacción natural, el hombre aprovecha cada instante de libertad para vivir en condiciones mas simples, mas próximas a la naturaleza. Una de las primeras formas de este comportamiento lo constituyen los campamentos. Las personas no vacilan en pasarse horas en las carreteras con tal de disfrutar de un rincón de un bosque o de los recovecos de un arroyo, lejos de sus ciudades o fabricas. Desde hace mas de un siglo distintas instituciones de nuestro país y de toda Sudamérica vienen realizando campamentos periódicamente para sus miembros, con el fin de proveer vacaciones a un bajo costo y a la vez buscar todos los beneficios del turismo en intima relación con la naturaleza.

Todo campamento esta organizado sobre dos principios de inmediata repercusión practica: la educación y la recreación. Se entiende por educación el medio por el cual el ser humano estudia el mundo que le rodea , adquiere conocimientos y aplica los resultados de sus estudios y conocimientos para vivir mejor. La educación y la experiencia son inseparables y concuerdan con el concepto actual del campamento organizado. En un campamento cristiano la educación se asocia a la enseñanza de las verdades bíblicas que sirvan como base para el crecimiento cristiano y el desarrollo de los dones y ministerios que Dios ha preparado para cada uno. Es también una gran oportunidad para llevar a los pies de Jesús a aquellas personas que todavía no le conocen. Muchas veces se ha dicho que una persona en un campamento puede pasar mas tiempo aprendiendo acerca de Cristo que el que pasaría asistiendo a la iglesia los fines de semana durante el transcurso de todo un año.

La recreación en el campamento ha sido definida como la utilización productiva del tiempo libre. La recreación se relaciona con la salud física, mental, social y espiritual del individuo. Los medios que utiliza un campamento son recreativos y sus fines educativos. Ambas actividades se complementan mutuamente, de tal manera que se hace difícil establecer cuales son los medios y  cuales son los fines. No hay razones para que una actividad recreativa o espiritual no sea educativa y viceversa. Bajo la dirección de lideres idóneos y bien inspirados, es posible asistir a una conjunción de ambos valores.

¿Por qué en Carpa?

La carpa se ha convertido en el símbolo de la actividad al aire libre en todo el mundo. A través de los siglos el hombre se ha valido de ella para sus guerras, conquistas, salvatajes, expediciones científicas y también para sus vacaciones. Los campamentos en carpa tienen dos grandes ventajas con respecto a aquellos que se realizan en instalaciones fijas. En primer lugar existe una cuestión económica, aquellas instituciones que no poseen instalaciones propias o no pueden conseguir el préstamo o alquiler de un lugar adecuado para realizar su campamento, optan muchas veces por este tipo de campamento.

Otro motivo es la libertad para ir variando el punto de emplazamiento de nuestro campamento, un año podríamos ir a la montaña, otro año al bosque o al playa. Podemos elegir si establecernos a la rivera de un río, o en un descampado del bosque. No estamos limitados por los caminos, ni tampoco por la civilización. El sentimiento de libertad y el contacto con la naturaleza se incrementa en gran manera. Incluso algunas instituciones  que poseen instalaciones fijas destinan días especiales para salir a acampar fuera de su establecimiento con el fin de lograr un mas intimo contacto con la naturaleza.

Tipos de Campamentos

Campamento Estable: es el que se establece en un lugar por un espacio de tiempo que oscila entre 7  y 30 días. Por tal motivo, es muy importante saber elegir el lugar. Una vez logrado esto, su mantenimiento es tarea sencilla, circunstancia que favorece al grupo de acampantes, permitiendo que los miembros del mismo puedan descansar y disfrutar de la vida de campamento.

Campamento Volante: Dichos campamentos tienen la característica de ser una especie de aventura en su máximo grado. El acampar para pernoctar o para descansar, supone que cada miembro del campamento debe llevar consigo los elementos que ha de utilizar durante varios días. Como aventura se acerca mucho a la "experiencia de supervivencia", para la que el campista debe estar preparado para cualquier eventualidad. Otra de las características de este campamento es el reducido número de sus participantes.

La Carpa y sus Variantes

Como es común a todo lo que a equipos se refiere, existe un modelo de carpa para cada necesidad. La variedad es muy amplia y la calidad mejora año a año. Previo a la elección es importante determinar el numero de personas que ocuparan la carpa, edad promedio de las mismas, y en base a ello, elegir el medio de transporte que se empleara. Generalmente se consideran tres modelos básicos de carpas de uso deportivo: las estructurales, las denominadas "canadienses"  y las isotérmicas también llamadas "iglú".

Carpas Canadienses

Son las más populares y de empleo mas difundido, su característica esencial es el techo a dos aguas. Este techo doble, inclinado, se continua en paredes verticales que en su parte inferior, van unidas mediante costuras al piso de la carpa. Por lo general, estas carpas poseen una entrada al frente (algunos modelos tienen entradas en los dos extremos) y cuenta con cierres distribuidos en forma de "T" invertida. La carpa de mantiene erecta mediante dos parantes, emplazados uno en cada punta, afirmados en el piso e insertados en el techo. La estabilidad se completa a su vez mediante un conjunto de drizas, vientos frontales, laterales y traseros. El sobretecho es un accesorio  prácticamente indispensable y de uso generalizado. Consiste en un lienzo de una tela denominada “de avión”,  que se instala como lo indica su nombre sobre la carpa, formando un dobletecho. Este proporciona mayor protección contra la lluvia y los rigores climáticos. Además, entre el dobletecho y el techo se forma una capa de aire, que actúa a manera de aislante. La cumbrera es un caño empleado para dar mayor resistencia al armado de la carpa. Esta hecho en aluminio y dividido generalmente en tres secciones; une por la parte superior los dos parantes e impide que el techo se combe. Es importante observar que el punto de donde tiran las drizas o vientos, en la carpa, este convenientemente bien reforzado. Frecuentemente en las carpas de calidad inferior en la confección, las telas se desgarran en estos puntos pues no tienen ningún refuerzo.

Armado: Una vez limpio y nivelado el terreno elegido para armar la carpa, se efectúan los siguientes pasos: 1) Se extiende el piso de la carpa sobre el suelo y se coloca la estaca en una de las esquinas. Tomando la esquina adyacente, se procede a estirar el piso. Se coloca entonces la estaca en esa esquina; a continuación se repite la misma operación en las dos esquinas del extremo opuesto, y luego se fijan las estacas laterales del piso.

2) Se arman los dos parantes, entubando sus tres secciones. Se emplaza al parante en la parte posterior, apoyando su base en base en el lugar reforzado del piso e introduciendo su extremo superior o espiga por el orificio del techo. Luego se coloca provisionalmente la estaca de la driza. A continuación se emplaza de igual forma el parante delantero.

3) Se bajan los cierres y se clausura la puerta de la carpa. Se instalan las drizas (vientos) de los cuatro ángulos o esquinas, vigilando que los parantes no pierdan su posición perpendicular al piso. Se colocan las estacas y luego las drizas (vientos) laterales; a continuación se tensan en forma equilibrada todas las drizas de la carpa.

4) Si se posee cumbrera, se entuban sus secciones y se la emplaza introduciendo los orificios de que esta provista en las espigas de los dos parantes.

5) Desarme. Es muy importante limpiar cuidadosamente la carpa antes de desarmarla. Se retira el dobletecho y se lo pliega en dos mitades longitudinales primero y luego en una transversal. Se retiran las estacas laterales y las de las esquinas. Se las guarda después de limpiarlas debidamente. Después se sueltan las drizas (vientos) que sostienen los parantes y luego se retiran estos y se desarman. Sin quitarle al piso de la carpa las estacas, se dobla el techo sobre uno de los lados de aquel. Las drizas quedan ocultas en el pliegue, luego se sacan las estacas del piso y se dobla la carpa en sentido longitudinal, según el tamaño de la bolsa que se posea para guardarla. Por ultimo se colocan las secciones de los dos parantes y el dobletecho sobre la carpa doblada, luego se enrolla todo y se guarda en la bolsa correspondiente. Es sumamente importante recordar que la vida útil de una carpa dependerá en gran medida de las condiciones de almacenamiento que le demos  en periodos en los que no la estemos utilizando. Una carpa que es desarmada mojada deberá ser cuidadosamente secada y nuevamente empacada al regresar a nuestros hogares, esto evitara el deterioro de la tela, la formación de hongos, y el molesto olor a humedad que adquieren ciertas carpas con el paso de los años.

 Carpas Estructurales

Las carpas estructurales son las mas confortables, por su altura, sus espaciosos ambientes y sus amplios aleros, se asemejan a un pequeño chalet, pero con las ventajas que ofrece la carpa para instalarse en medio del paisaje elegido por la familia. También debemos aclarar que son las mas incomodas para su traslado, y por lo general de requiere de un vehículo de apoyo para poder trasladarlas.  Las estructurales que se venden en comercios del ramo, según los modelos, tienen uno o dos dormitorios, amplio living comedor e incluso algunas tienen cocina. La puerta y el frente suelen ser rebatibles y todas tienen cierres automáticos y las paredes de la cocina suelen estar plastificadas. En un campamento estable podría ser buena idea contar con por lo menos una carpa de este tipo, para utilizarla como almacén para las provisiones, y alternativamente, en caso de lluvia podrá hacer las veces de cocina.

Armado: como siempre se procede en primer termino a elegir un terreno adecuado para el emplazamiento de la carpa y después de limpiarlo se efectúan los siguientes pasos:

1) Se arma la estructura. Luego se estaca la carpa interior y se la suspende de la parte superior de la estructura por medio de las cintas especiales de fijación.

2) Se cubre todo el conjunto (armazón, carpa interior) con la carpa exterior o sobrecarpa. Se asegura esta ultima al piso mediante las estacas. A su vez la sobrecarga se asegura a la armazón por medio de las cintas de fijación.

3) Se emplaza el alero, montándolo en sus correspondientes parantes, y se enrolla la ventana.

4) En caso de que exista el peligro de una tormenta de grandes proporciones, algunos acampantes acostumbran a cavar un pequeña zanja alrededor de la carpa para facilitar el drenaje del agua. La tierra que se retire de deberá colocar del lado interno de la zanja para así disminuir la posibilidad de filtraciones en el interior de la misma.

Desarme: para desarmarla se efectúan los mismos pasos, pero exactamente en el orden inverso al que corresponde a su armado. En caso de haber realizado zanjas para el drenaje del agua, es conveniente volcar nuevamente la tierra retirada en el interior de la misma, así mismo con los panes de césped que se hubiera sacado para la excavación de las mismas. Las próximas personas que acampen en ese lugar se lo agradecerán.

Carpas Isotérmicas o “Iglú”

Las carpas isotérmicas se utilizan preferentemente en actividades de alta montaña, aunque en la actualidad su uso se ha extendido a casi todos los ámbitos del campismo.

La gran difusión que ha tenido este tipo de carpas en los últimos años se debe principalmente a que posee dos grandes ventajas con respecto a los otros tipos de carpas: su relativamente escaso peso y su facilidad para el armado. La primera característica se debe a que los parantes y la cumbrera de metal son reemplazados por parantes de grafito o fibra de vidrio, lo que quita unos cuantos kilos al peso total de nuestra mochila de campamento. La segunda ventaja es la sencillez de su armado. Luego de preparado el terreno, se colocan las estacas del piso de la carpa y se procede al armado de los parantes que por lo general constan de 6 a 8 tramos. Luego se introducen en los ojales diseñados a tal fin que posee la carpa, flexionándolos convenientemente para que la carpa vaya tomando la forma abovedada que le es característica. Por ultimo se coloca el sobretecho que generalmente se fija al piso de la carpa mediante unas bandas elásticas diseñadas a tal fin. Una de las desventajas de este tipo de carpa es que muchos de los modelos económicos que se encuentran en el mercado poseen escasos vientos o drizas, lo que le resta estabilidad a la carpa. Esto no presenta grandes inconvenientes a menos que se desee acampar en lugares que puedan estar demasiado expuestos a una fuerte tormenta o que se la vaya a utilizar para actividades de montaña donde estaría sometida a potentes vientos.

Calidad de los Materiales

De la calidad de una tela dependerá el rendimiento de una carpa; pero he aquí que en las casas especializadas en estos equipos, podemos encontrar una amplia variedad de géneros, muchos de los cuales no reúnen las condiciones necesarias y sin embargo son presentados como buenos. Normalmente se recomienda elegir las mas livianas, aunque teniendo en cuenta que la de peso excesivamente escaso no tiene suficiente resistencia a la tracción. La mas recomendable es la “tela de avión”de fina trama de algodón, con un peso del orden de los 200 gramos por metro cuadrado, siendo de unos 800 gramos para lonas a igual medida. Rechace las telas de trama abierta que se puedan ver a trasluz. Hoy en día puede adquirirse en los comercios dedicados a este tema, aerosoles que proporcionan  un tratamiento impermeabilizante a la tela y que además previene la aparición de hongos. Este producto es muy útil para una tela luego de que esta ha soportado un uso intensivo. Al elegir color recuerde que el anaranjado es el que mejor contrasta en cualquier lugar y condición.

Otro aspecto no menos importantes son las costuras, las que deberán ser necesariamente dobles, en especial en los puntos de tracción de los vientos (drizas) y en los zócalos. Asimismo los cierres serán de buena calidad y la armazón interior estará constituida por tramos de aluminio.

Las estacas merecen una atención especial. Una cosa es pretender levantar una carpa en terreno duro, donde son necesarias estacas cortas y de hierro, y otra cosa es montar esa misma carpa en una playa arenosa, donde es preciso hundir profundamente estacas de casi 40 centímetros de longitud o mas. Como este material suele extraviarse con relativa facilidad luego de algunas excursiones, se recomienda improvisarlas con aquellos hierros que se utilizan en las construcciones. Con este excelente metal podremos sin dificultad alguna adaptar estacas eternas, de la longitud que deseemos, a un costo muy bajo, y tener siempre una reserva disponible. Si se les pinta de rojo o anaranjado serán casi imperdibles. Obviamente, en caso necesario usted podrá improvisar estacas de ramas que se pueden utilizar sin ninguna preparación previa.

Como Improvisar una Carpa

Para ello es necesario llevar una lona preparada (con costuras y ojales reforzados) o sin preparar, y un rollo de soga de nailon de 5 mm. de espesor. Las estacas pueden ser de metal (comprada) o de madera (que se hacen al llegar al lugar, por lo que hay que llevar las herramientas apropiadas). Todas las carpas están armadas sobre la base de un principio geométrico; por lo tanto, aplicando estos principios según la imaginación que se tenga.

Para improvisar una carpa tal como muestra el ejemplo, son necesarias cuatro ramas y seis estacas. Dos ramas se ataran entre si en forma de X con la parte superior del cruce mas chica que la parte inferior. Una vez colocada en el suelo, se atara una rama en la parte superior, que hará de travesaño y su largo será el largo total de la lona. Este travesaño será atado a su vez a otra rama que se clavara en la tierra. La lona se sujetara con dos estacas de cada lado.

Otro tipo de carpa es la denominada explorador, es ideal también para la playa, pues protege del viento y del sol y su armado es muy sencillo. Requiere solamente tres ramas largas que se ataran al borde de la lona y dos ramas del largo que se desee para darle altura. Para que tenga mas firmeza se la sujetara con dos estacas y tensores de soga. La parte posterior estar sujeta al suelo con estacas.

Elección del Lugar para Acampar

No todos los lugares son ideales para acampar. Lo que para un acampante puede resultar perfecto, puede no ser interesante para otro. Uno puede desear acampar cerca de un lago para nadar, otros preferirán un arrollo para pescar; a unos les gusta el océano, a otros las montañas o los bosques. Hay quienes desean un campamento donde encontrarse con otros acampantes; otros insisten en la privacidad.

Cuando no encuentre un lugar adecuado para acampar, solicite permiso en algún campo privado. Por supuesto, tendrá que aceptar las restricciones que le imponga el propietario del mismo, pero a su vez gozara de ciertas ventajas, como agua fresca de algún molino y quizás el uso de alguna letrina de campo y auxilio inmediato si le ocurre algún percance.

De cualquier modo siempre que se hable de camping hay cinco aspectos fundamentales que cualquier campamentista debe tener en cuenta.

 

1) Un terreno bien seco: escoja un lugar donde la ventilación sea buena y la lluvia pueda escurrirse rápidamente. Alto y con vegetación, es aquí la idea. Levante su campamento sobre la lomada de suave inclinación o sobre un terreno firme con pasto resistente o hierba dura. Manténgase lejos de pastizales altos y de zonas pantanosas.

2) Exposición favorable: coloque la entrada de su carpa frente al sol, especialmente mirando al noroeste, para que le de el sol de la mañana y tenga sombra durante las horas de la tarde, estando protegida de los fuertes vientos.

3) Alrededores sanos y seguros: no acampe directamente debajo de árboles grandes y altos; tampoco donde existen hierbas o pastos muy elevados, ni cerca de pantanos, ya que allí abundan los mosquitos y alimañas. También se debe ser cuidadoso al acampar cerca de un río o arrollo pues podría existir la posibilidad de que una creciente del mismo arrastre nuestro campamento. Tampoco lo haga en medio de la floresta ceca, pues esta puede incendiarse. En periodos de sequía es peligroso acampar, porque generalmente la zona es propensa a entrar en combustión.

4) Agua Potable: El agua es muy necesaria, se la puede sacar de un arrollo si se tiene la certeza de que es potable. De no ser así purifíquela con el agregado de un par de gotas de cloro o lavandina por cada litro de agua o prevea una forma alternativa en que proveerán agua al campamento.

5)Amplio surtido de leña: la madera de árboles secos no es solamente un combustible para el fuego del campamento; también sirve para la construcción de diversos elementos improvisados. Si se esta acampando en una propiedad privada es necesario pedir autorización al responsable de la propiedad antes de recoger leña o de derribar algún árbol.

Organizando el Campamento

Es conveniente en todos los casos que el camping se encuentre cerca de una vía de agua, ya sea el mar, un río o una laguna en cuyas playas se pueda tomar sol, caminar o practicar algún deporte. Además los cursos de agua hacen que el camping sea mas atractivo, no solo para poder bañarse sino para pescar, pasear en bote o practicar deportes náuticos.

Si un campamento se encuentra en las laderas de una montaña y llega a llover, el agua arrastrara piedras y rocas y esto a su vez todo lo que se halle en su camino, incluso el campamento. Por lo tanto no se aconseja ubicar un asentamiento en esos lugares.

La arboleda debe tener una antigüedad mínima que oscile entre los diez y quince años para que brinde buena sombra. Pero arboleda no significa exceso de árboles como en un bosque, donde las ramas y hojas impiden que los rallos del sol lleguen a la superficie de la tierra.

La disponibilidad de agua potable es fundamental para la elección de nuestro lugar de emplazamiento. Si optamos por un camping ya establecido probablemente ellos nos provean de toda el agua que podamos necesitar, incluso de baños y duchas así como también de lugares apropiados para cocinar.

El fogón suele ser el lugar mas frecuentado del campamento. Es conveniente ubicarlo de forma estratégica en un lugar central del campamento, para que aquellos que quieran reunirse en compañía de amigos y en plena libertad de la naturaleza. Allí es posible efectuar reuniones  o cantar canciones sin molestar a las demás personas que desean descansar. Si el campamento se levanta en una propiedad privada, puede ser conveniente retirar previamente los paneles de césped del lugar donde planeemos localizar el fogón. Luego de finalizado el mismo se procederá a volver a colocar dichos paneles en su correspondiente lugar.

Las carpas pueden distribuirse de diferentes maneras y esto dependerá del lugar en el cual hallamos decidido acampar. En general se suelen dividir en dos sectores (varones y mujeres) o se las distribuye en forma de semicírculo alrededor del fogón del campamento. En caso de contar con baños químicos portátiles, estos deberán estar a una distancia no menor de 50 metros de las carpas pero tampoco a una distancia mucho mayor para evitar los traslados nocturnos que podrían acarrear algún accidente. Esto también es valido para los baños tipo letrina los cuales estarán  rodeados de una lona sostenida por unos parantes con el fin de  conservar la intimidad. Las letrinas se preparan practicando un pozo en suelo de unos 40 cm. de diámetro y 70 centímetros de profundidad. Se deberá dejar a mano un balde con tierra de modo que a medida que se valla utilizando la letrina se vallan cubriendo los desechos con tierra. Jamás se deberá verter agua en las letrinas. Cuando estas se hallen llenas hasta unos 30 cm. del suelo se terminan de tapar y se procede a preparar una nueva letrina en un lugar cercano. Al levantar el campamento todas las letrinas deben ser rellenadas. En caso de existir el riesgo de enfermedades transmisibles por esta vía se podrán esterilizar las letrinas vertiendo periódicamente un poco de cloro al 5% o similar en la misma en los bordes de la misma. El cloro no debe ser vertido en el interior de la letrina.

La Cocina 

En general los lugares específicamente destinados para campamentos en carpa suelen contar con un lugar destinado a las labores de cocina necesarias en un campamento. En caso contrario lo mas recomendable son hornallas portátiles alimentadas con garrafas de gas natural comprimido. Siempre queda como recurso, el uso del fogón del campamento. En tal caso es conveniente preparar con anticipación algún tipo de soporte o parrilla destinada las  ollas que se utilizan para la confección de ciertos alimentos (Fideos, Arroz, Café, etc). Lo ideal seria un soporte o trípode que mantenga las ollas a unos 20-25 cm. del suelo para de esta manera poder introducir sin inconvenientes por debajo la leña encendida. Otro detalle importante a tener en cuenta es que la madera cuando se consume en llamas, genera mas calor que las brasas, por lo tanto es conveniente mantener vivo el fuego en todo momento. Sobre todo en los campamentos volantes, las comidas deben ser nutritivas y fáciles de digerir. Se recomiendan los carbohidratos (fideos, pastas) y las frutas de estación. Evite los alimentos muy preparados, o muy condimentados que podrían acarrear trastornos digestivos. Toda el agua para consumo deberá ser previamente potabilizada. Se la puede hervir, o colocarle tres gotitas de lavandina por litro de agua y luego dejar reposar. Las frutas y verduras sin cocción también deberán ser lavadas con agua potable. Prepare un menú variado con anticipación, no improvise, prevea el transporte de los alimentos necesarios, así como también defina las responsabilidades de la preparación de los mismos antes de partir hacia el campamento.

Camping Agreste

Muchos acampantes, después de un par de temporadas veraniegas en terrenos de camping organizados, deciden “graduarse”en camping, en terrenos agrestes y en distintos lugares geográficos.

El campamentista no debe olvidar que la carretera en si representa la civilización y que cuando se sale de la misma se encontrara en un terreno completamente desconocido y cada uno tendrá que decidir por si mismo lo que en los terrenos de camping organizados ya esta fijado de antemano.

El horario mas conveniente: A pesar de las sugerencias formuladas con frecuencia sobre el particular, no existe formula alguna valida en cuanto a la hora en que conviene empezar a armar el campamento. Muchos expertos aconsejan que se haga dos o tres horas antes de la puesta del sol. Pero, si se llega un poco después del mediodía a un lugar atractivo, no se debe dudar en detenerse para disfrutar de el. No conviene ligarse a un horarios apretado que exija viajar durante la mayoría de las horas de luz.

Por otra parte, no conviene que se haga demasiado tarde para andar buscando el lugar “ideal” para acampar. Tales asentamientos son raros y a menudo hay que ajustarse a una formula de compromiso. Los principiantes deben recordar que levantar la carpa, hacer la cena y limpiar los utensilios les llevara mucho mas tiempo que a un acampante mucho mas ducho en estos menesteres, quien posiblemente al cabo de una hora estará listo para meterse  en su bolsa de dormir.  No hay que olvidar que lo que se pretende es pasarlo lo mejor posible, sin tener urgencias extremas.

 

El viento: La exposición alo viento puede ser otro factor critico. En una noche de verano, tranquila y calurosa, en la que mosquitos y otros insectos revolotean por todas partes, debe elegirse un lugar donde la brisa, si es que existe, pueda llegar al campamento. Una brisa normal no aleja completamente a los insectos, pero contribuye a atenuar los efectos que estos ocasionan. Con escaso viento hay que mantenerse alejado de bosquecillos tupidos y de la hierba alta, buscando el campo abierto, libre de malezas y yuyos.

Por el contrario, si el tiempo es húmedo, ventoso o frió conviene elegir un lugar dentro de un bosquecillo de árboles jóvenes pues estos proporcionan  un abrigo considerable contra el viento. Pero hay que asegurarse que no hay en las cercanías ningún árbol grande que pueda desplomarse sobre la carpa. Asimismo un bosquecillo de árboles jóvenes todos ellos de mas o menos la misma altura, es un lugar seguro en lo que atañe al peligro de los rayos durante las tormentas.

La importancia del suelo: Al examinar un posible lugar para campamento, es conveniente asegurarse de que hay sitio suficiente para levantar la carpa y de que su piso quede correctamente nivelado, sin piedras ni tocones o raíces gruesas cuyos desniveles serían una verdadera tortura durante la noche.

El terreno no debe ser absolutamente horizontal, pues en caso de lluvia el drenaje no será bueno. Hay que asegurarse también de que puedan clavarse bien las estacas o de que existan rocas o árboles donde pueda sujetarse los vientos de la carpa.

El acampante experimentado sabrá extraer utilidad de todos los elementos naturales que rodean a su campamento. Por ejemplo si hay una gran roca o una pequeña cresta rocosa, se puede encender la hoguera en su base y así se tendrá un reflector eficaz que dirigirá el calor hacia la carpa.

Tabla Relativa de Jornadas de Marcha a Pie

La siguiente es un tabla estimativa de la distancia que se puede recorrer a pie durante una jornada en distintos tipos de terrenos. Se debe tener en cuenta que el primer día de las es el que rinde mas por no estar agotadas las personas. Estos datos varían sustancialmente según la edad, el estado físico, la disponibilidad de agua potable, la cantidad de personas que integran el grupo, la forma de terreno y las condiciones metereológicas. En todos los casos se hace referencia a horas diurnas de marcha.

Tipos de Terreno Por Senda A Campo Traviesa Promedio Km/Jornada
Llanura X   30/40 Km.
Llanura   X 20/25 Km.
Monte (machete en mano) X   25/30 Km.
Monte (machete en mano)   X 8/10 Km.
Selva  (machete en mano) X   16/20 Km.
Selva  (machete en mano)   X 3/4 Km.

La Mochila

  Es otro de los elementos básicos de todo acampante. Con ella podremos transportar con todo comodidad alimentos y equipos. En este sentido es asombroso ver como algunos grupos de jóvenes mochileros, exagerado lo expresado, llevan sobre sus espaldas enormes y pesadas mochilas conteniendo una variedad considerable de objetos que tal vez no lleguen a usar jamás. Esas excursiones al estilo “sherpa” dejan de ser placenteras para convertirse a veces en sacrificadas y verdaderas mudanzas. Algunos inconvenientes que se padecerán en una marcha una mochila de este tipo, evidencian el desconocimiento de las normas sobre su empleo. Generalmente se sugiere seguir estos concejos:

 

·        El tamaño de la mochila cargada debe estar en proporción con la persona que la transporte.

·        Ninguno de los sacos sujetos a la espalda deberá sobrepasar la altura del cuello, ni tendrá un ancho superior al cuerpo del usuario.

·        El peso mayor estará equilibrado al fondo, de forma que el centro de gravedad este bajo y bien adherido a la espalda.

·        Debe evitarse la carga excesiva. La experiencia indica que luego de caminar una hora, cada kilo dará la sensación de pesar mucho mas.

·        No cuelgue a los costados aquellos objetos pesados o voluminosos que puedan desequilibrarlo o entorpecer el caminar por lugares difíciles. Al estar amarrados, aparte de provocar molestos ruidos, son complicados de desatar y presentan un aspecto poco estético y funcional.

·        Cuando de grupos se trata, lo mas indicado es distribuir entre todos y de manera equitativa el equipo de uso común, como ser provisiones, elementos de cocina y otros.

 

No existe una mochila apta para todos los fines. Antes de comprar una debemos establecer que tipo de empleo le daremos. Nunca debemos olvidarnos de que tal vez por querer ahorrar un par de centavos en la adquisición de una buena mochila deberemos sufrir dolores en la espalda durante muchas horas de caminata o correr el riesgo de que nuestras pertenencias se humedezcan debido a la mala calidad de la confección.

Peso Transportable Por Una Persona

En Circunstancias Normales

Peso Humano en Kg.

Carga Minima en Kg.

Carga Maxima en Kg.

80

24

36

75

22

34

70

21

31

65

19

29

60

18

27

55

15

25

Acampar sin dejar Rastros

El surgimiento de la conciencia ambiental en muchos lugares del planeta, ha llevado a que los campamentistas sean ahora más cuidadosos con respecto al impacto sobre las tierras naturales. Pero además de no cortar árboles para hacer leña, ¿qué otras cosas deberemos considerar para minimizar este impacto?; ¿qué cosas son realmente importantes?

Hay seis principios básicos alrededor de los cuales se sostiene la ética del mínimo impacto. No son reglas estrictas, que deban cumplirse a rajatabla, sino guías que apuntan a tomar las decisiones ecológicamente más acertadas para determinados lugares y circunstancias.

 

1.      Planifiquemos y preparemos con anticipación. Tomando contacto con la zona a visitar, averigüemos acerca de las consideraciones ambientales en particular, además de los permisos y regulaciones de los lugares. Planifiquemos cuidadosamente los menús de las comidas, para que generen  la mínima cantidad de desperdicios. Originemos menos basura reempacando  los alimentos en contenedores reutilizables.

2.      Viajemos y acampemos sobre las superficies más adecuadas. Utilicemos las sendas ya trazadas, desplazándonos en fila india y por el centro. En ausencia de ellas, busquemos las superficies más resistentes al impacto (roca, pasto seco, grava o nieve). En áreas frecuentadas por acampantes, usemos los sitios designados o permitidos que muestren signos obvios de uso: suelo compactado, vegetación esparcida, etcétera… En un lugar más salvaje, con pocos signos de visitas humanas, elijamos un lugar nunca usado antes. Evitemos aquellos con ligeros signos de uso para permitir que  se regeneren.

3.      No abandonemos residuos en el lugar. Enterrar la basura no es una buena idea: los alimentos sobrantes pueden ser desenterrados por los animales y otro tipo de restos contaminan o no se degradan. En la mayoría de los casos, tampoco es una medida acertada el tratar de quemar la basura. Aun si hay posibilidades de prender fuego, servirá para muy pocos tipos de desperdicios. Llevemos entonces la basura hasta un lugar apropiado, donde se la pueda recoger.

4.      Dispongamos adecuadamente de aquello que no nos podremos llevar. Con respecto a la materia fecal, en la mayoría de las zonas naturales es perfectamente aceptable cavar un "agujero de gato" de 10 a 20 centímetros de profundidad y a unos 60 metros de cualquier fuente de agua potable. Minimicemos el uso de papel higiénico; la naturaleza provee algunas alternativas viables (algunos tipos de hojas). Si tenemos que utilizarlo, hay que acarrearlo con los otros desechos. En cuanto a la orina de un ser humano saludable, no ocasiona un mayor impacto ambiental. En campamentos muy concurridos, tratemos en lo posible de no orinar sobre la vegetación. Suelos minerales o grandes rocas son los "blancos" ideales.

5.      Dejemos las cosas tal cual están. Evitemos, como primera medida, alterar sitios arqueológicos o históricos. No debemos tomar ninguna reliquia de ellos, ya que pertenecen al patrimonio nacional. Acampe respetuosamente lejos de esos sitios. Observemos la vida silvestre desde una prudente distancia, sin perturbar sus hábitos. Evitemos, en lo posible, alimentar a los animales, generando un cambio en su conducta (a  menos que veamos que una imposibilidad afecta su capacidad de caza o  recolección). Tratemos de no alterar un sitio de campamento, moviendo troncos y piedras para armar sillas y mesas. De hacerlo, dejar todo en su lugar original. No arrancar ni clavar nada en los árboles. No marcarlos con inscripciones. No pintar las rocas. Esto último es un ejemplo clásico de contaminación visual de un sitio natural. Llevemos en la memoria o en fotografías los recuerdos de un lugar. No arranquemos flores silvestres ni hagamos acopio de piedras que nos resulten atractivas.

6.      Minimicemos el uso e impacto del fuego. Si bien los fogones son una antigua tradición, asociada a la mística del campamento, pueden ocasionar daños permanentes en un área. Para cocinar, utilicemos algún tipo de calentador y en nuestro sitio de reunión, si está permitido, un fuego  ecológico.  Colocar una chapa de metal llevada a tal efecto puede disminuir el impacto del fuego sobre el suelo.

Conclusión

Los campamentos en carpa son una solución económica y atrayente para que usted pueda organizar y realizar sus propios campamentos. Y si usted tiene acceso a instalaciones propias, podría ser una buena idea el preparar un día especial en carpa y llevar a sus acampantes para pasar un día en contacto con la naturaleza. Es una experiencia que no olvidarán jamás.

Bibliografía

 

Manual de Supervivencia - Walter A. Martínez – Editorial Distal © 1992

Manual de Camping – Alberto Maldonado Paz – Editorial AmericaLee © 1987

 

Autor

Germán Freille

Instructor de Supervivencia Campamento Guayamba

www.guayamba.com.ar

E-mail gfreille@hotmail.com

 

 

 

Regresar a Pagina de Apuntes

Regresar a Pagina Principal